Distinto amor, gracias por existir

El amor casi nunca tiene razones, o si las tiene, suelen ir muy por detrás del sentimiento, como la cola de un cometa.
Primero, inexplicablemente, se me deshace el corazón y luego, tozudamente, el cerebro intenta darle un orden lógico a ese sentimiento, sin mucho éxito.

Cuando el amor hizo mella en mí por ese ángel, las estrategias de intentar solucionar los problemas, las buenas intenciones y los brebajes no encontraron el camino de vuelta... nada se opone al placer amoroso, nadie puede doblegarlo, ni yo que soy quien aun le amo a pesar de todo el dolor.
No existen razones manifiestas.... del porque de amarle hasta este punto... a pesar de que no haya nada.
No hay demasiadas justificaciones y explicaciones, sino más bien un rotundo "porque si", tan irracional como hermoso... pero ya no me salen las palabras dulces, ya no me sale decirle un te quiero... Quizás me di cuenta de que el "te quiero" siempre implica ambición...Suele incluir un "me perteneces" acaparador, cierta necesidad de posesión.

Ahora mi amor se convirtió en un amor más puro, quizás más dañino para mi alma...Un amor no posesivo, que toma mi anhelo por él... "No le quiero para mi, ni siquiera le quiero para nada, sólo me gusta ser una observadora de su ser: ¡ No puedo evitar, sentirme bien solo por el echo de que exista, independientemente de mi y más allá de mi!.

Es una felicidad esencial, radical. ¿Y dónde que la reciprocidad, la lucha por los derechos, el balance de dar y recibir?

Los enamorados se miran hasta gastarse, se descubren, se maravillan, se hipnotizan, porque el otro es fuente de éxtasis. ¡Qué alegría que existas!
Quizás esta posición pueda ser demasiado idealizada, ingenua o romántica, pero es lo que siento... cuando una pareja no manifiesta, así sea de vez en cuando, el gesto ñoño típico de... soy feliz por que exites... es que el amor anda cuesta abajo o se perdió en alguna curva.

" Le quiero porque le amo, porque me da la gana, porque así mi corazón me lo dicta y le amo aunque él no me quiera. Le quiero cuando le siento coexistir y respirar al ritmo de mi respiración que no cesa de quererle, le amo cuando oigo como su voz se convierte en una dulce melodia para mis oídos... No es mío ni de nadie, se perteneces a si mismo, y yo sólo soy una voyerista que se deleita con su paso por esta vida, que no supongo que no es de nadie pero menos mío, y aún así intentamos compartir.

Me di cuenta de que el amor es la alegría de que alguien exista... Lo demás sobra y los demás también.
Es la felicidad sentida de mi naturaleza que me hace sentir cosquillas, justo ahí donde debiera... en mi corazón.
No puedo olvidarte, ni dejar de amarte...
Tam x siempre
Mi adaptación de Walter Riso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta a mi bebé

Feliz Primer cumple, mi niño.

Una persona creo mi pequeño mundo maravilloso...