domingo, 8 de diciembre de 2013

Con lo años voy aprendiendo...


A los 5 años, aprendí que nunca gustaría a todo el mundo… Cuando un abusón se metía conmigo...

A los 9, aprendí que al mundo muchas veces no le importan tus deseos, cuando mis padres decidieron cambiarse de casa y por ello de colegio por 1ª vez…

A los 10, aprendí que casi siempre va a haber alguien en la vida que quiera hacerte sentir menos que los demás, y que por ello no había que juzgar a todos por igual.

A los 11, aprendí que en la vida, siempre se podía empezar de cero

A los 12, Aprendí que, cuando mi cuarto quedaba del modo que yo quería, mi padre me mandaba a ordenarlo.

A los 15, Aprendí que nunca debía elogiar la comida de mi madre cuando estaba comiendo con la madre de mi noviete.

A los 16 Aprendí que el amor tenía que ser algo grande, y cuando no lo sentías así simplemente era que no había amor…

A los 17 Aprendí que hay mucha gente que vive la vida para agradar a otra persona, y aprendí que así nunca lograrás tu propia felicidad…

A los 19 Aprendí que el amor verdadero si existía, y era como siempre había imaginado, aprendí que mi corazón nunca me había pertenecido, que se sintió vivo por primera vez cuando le vi por primera vez…

A los 20, aprendí que se puede hacer, en un instante, algo que te va a hacer doler su recuerdo la vida entera…

A los 21, Aprendí que yo decidía como sería feliz, que si crees en algo, debes luchar por conseguirlo inclusive con gente a la que quieres pero que no entiende cual es tu felicidad sola, pero si sigues por el camino que te has propuesto lograras tus sueños.

A los 22, Aprendí que cuando tienes un hijo comprendes realmente lo que significa la vida. Y con ello también que ser padre o madre no es tener un hijo y ya esta, si no estar toda tu vida a su lado para ayudarle.

A los 23, Aprendí que cuando mi chico y yo conseguiamos una de esas noches soñadas sin el peque, pasábamos la mayor parte del tiempo hablando de ellos

A los 24, aprendí que, siempre que estoy viajando, quisiera estar en casa; y algunas veces cuando estoy en casa me gustaría estar viajando.

Pero este año me doy cuenta de todo lo que he aprendido y lo más importante es que niños y abuelos son aliados naturales, que los amigos son tesoros invaluables, que es razonable disfrutar del éxito, pero que no se debe confiar demasiado en él.

Aprendí que no puedo cambiar lo que pasó, pero puedo dejarlo atrás, que la mayoría de las cosas por las cuales me he preocupado nunca suceden, que si esperas a jubilarte para disfrutar de la vida, esperaste demasiado la vida se vive día a día

Que nunca se debe ir a la cama sin resolver una pelea, que si las cosas van mal, yo no tengo por qué ir con ellas, que si estás llevando una vida sin fracasos, no estás corriendo los suficientes riesgos,

Que puedes hacer a alguien disfrutar el día con solo enviarle una pequeña postal, o realizar una corta llamada, aprendí que el pasar de los años, es bueno, que cumplir años siempre tiene que ser algo para celebrar, pues tienes un año más lleno de recuerdos para envejecer feliz.

Aprendí que en una ocasión amé más de lo que hubiera querido pero más tarde aprendí que nunca se ama demasiado porque gracias a eso conseguí lo que hoy tengo, mi mayor sueño hecho realidad, mi propia familia, ellos son mi pequeño pero grandioso mundo. Aprendí que el amor es realmente el motor que mueve el mundo, mi mundo.

Y hoy... me doy cuenta de que se aprende mucho de los errores ajenos pero tambien de los propios pero sobre todo me doy cuenta de que aun me queda muchismo más por aprender.

La esperanza y la espera

Mi infierno se creo al es esperar sin esperanza.

Es necesario esperar, aunque la esperanza haya de verse siempre frustada, pues la esperanza misma constituye una dicha, y sus fracasos, por frecuentes que sean, son menos horribles que su extinción.

Aprendí a esperar siempre sin esperanza, dicen que ese es el secreto del heroísmo, y yo no quiero ser una heroe, solo quiero que alguien me ame.


Viví de esperanzas, siempre esperando... corriendo el riesgo de morirme de hambre, ahora pago la condena
Soy como una rosa marchitada...


La soledad es algo asi... Como buscar y no tener con quien estar. Es algo así como querer, y no saber por que llorar. Es ver la lluvia descender sobre la calle y no tener ninguna historia que contar, ni que olvidar. Es como andar sin conocer ningun lugar donde dejar que descanse alguna vez... LA SOLEDAD

ÁNGEL & DAMA LUNA

AngelWomanWingsSparkle Pictures, Images and Photos

Mis anhelos

Con la tecnología de Blogger.
 
Copyright 2009 Los sueños de Mi Luna .... Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemesfree