Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2011

La damisela que debía ser feliz... (1ª Parte)

Imagen
Se levanto por la mañana, como todos los días... miró por la ventana y diviso el tiempo tan cambiante que hacía, " Otra vez esta maldita lluvia..." pensó para sus adentros, mientras iba a asearse al baño. Se fue duchar y mientras el agua descendía por su piel, su mente no hacía mas que repetirla, " Olvidalo, es cosa del pasado, dejalo donde esta, te mintió y lo sigue haciendo, pero ahora esta contigo ¿ no era eso lo que querías? "se envolvió en su albornoz y se seco el pelo, mientras intentaba que sus pensamientos y dudas no se adueñaran de su ser...

 Se sentó a un lado de la cama, dándole la espalda... y acabo de vestirse, se levantó y le miró por unos segundos, le encantaba verle dormir, a pesar de que el odiaba se sentía observado solía decir... ella aprovechaba esos momentos para recordarse a si misma que estaba allí por fin, compartiendo su vida con ella, después de tanto tiempo de ausentismos, olvidos, sufrimiento, soledad... Había valido la pena todo eso, p…

Solo tu amor mamá...

Imagen
Ahora que he crecido, y que mi propio hijo esta apunto de llegar... Me doy cuenta mamá,
de tus canas el motivo.

Con mi insaciable sed de querer, todo saber y comprender, tu eras mi inagotable fuente, que estimulaba mi corazón y mi mente. Me enseñaste a la vida valorar, hasta de las cosas pequeñas admirar... En los momentos de flaqueza, has sido el bastón que sostenía mi tristeza.

Tus yemas fueron el paño, que secó mis lágrimas por tantos años y que aun a día de hoy siguen haciendolo, me enseñabas el camino a tomar pero permitias que me equivocará y cuando lo hacía compartías mis fracasos, envolviéndome en un fuerte abrazo.
Me decías que mañana sería mejor... y he de decir mamá ¡¡¡tenías toda la razón!!! Ahora sabareos mis victorias, cuando estaba he llegado por fin a la gloria.

Me ha bendecido el destino al tener una madre como tú, de la cual he aprendido para ahora ejercerlo yo.

Sólo tu amor me apoyó, cuando todo el mundo dejo de hacerlo. Sólo tu amor confió en mis decisiones …