Todo se acaba...

Solo en la noche busco una manera de poderle olvidar, cuando miro la cama mi lamento no cesa, buscando el TE QUIERO en mi memoria, que se muere por el dolor, intentando olvidar este querer, entre cada palabra sin sentido...


Porque todo empezó por él, con una palabra de amor, en el salón de una casa y con mucho sol que calentaba esa relación... Fue bonito el tiempo, locuras sin cesar, mil te quieros hasta morir,
Tantas expresiones en un solo beso, que con su sonrisa marcaba mi vivir.

Si pudiera hacer que retrocediera el tiempo, jamás le pediría no haberle conocido... Es doloroso haberle perdido ahora, pero fue muy bueno haberle tenido aunque tan solo fueran unas pocas horas en lo largo de toda una vida...
Yo no le pediré al tiempo, que mis heridas curen... No les pediré a mis amigos que sean mi consuelo de este llanto, no le rogare más por migajas de su amor, porque mendiga ya no soy,
No van a verme llorar, porque de eso mi alma se encarga.

Me podéis ver reír, pero mi corazón no ríe conmigo. No me duele el poco tiempo que me quiso que ni si quiera me amo, lo que me despedaza saber es que no compartió su vida, como lo hice yo.

Y si muero de dolor por haber querido, no me lamentaré, porque se que será un buen recuerdo de mi vida...
Aunque me vea morir, jamás le pediré que me salve de mi sufrimiento... no por orgullo, sino porque ya no soy parte de su alma, por que me parece que en realidad nunca lo fui.

Hoy puedo decir que jamás le pedí que me amara como lo hice yo, con lágrimas en mis ojos y el llanto de mi alma le conseguiré olvidar, ya no lucharé más por detenerle, porque irse de mi vida es su decisión...

Y entre heridas y llagas le diré que... Nadie le querrá como yo lo hice.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta a mi bebé

Feliz Primer cumple, mi niño.

Una persona creo mi pequeño mundo maravilloso...